Because smart data can save the world.

Inteligencia Artificial y Automatización

19 Ago
2020
analytics-town

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y AUTOMATIZACIÓN 

Inteligencia Artificial General: Cuando hacer “de todo” parece posible.

Si bien la IA nos ayuda a entender los negocios, el diseño de los escenarios evolutivos es una manera simple y eficaz para un proceso previo y muy necesario: entender la IA y su potencial.

19 de Agosto, año 2030.

Sofía es una chica muy activa, cursa el tercer año de secundaria y ya comienza a preguntarse sobre que estudiar cuando vaya a la universidad.

Como cada día, al amanecer, Poppi levanta las cortinas, le habla sutilmente a Sofía para que despierte. Hoy, especialmente, le recuerda que debe iniciar temprano porque tiene que presentar el proyecto de ciencia en el que tanto trabajó estas últimas semanas. Para Sofía, como para muchos adolescentes, levantarse temprano no es su fuerte. Poppi advierte esto y trata de motivarla cantando su canción favorita y diciéndole frases motivadoras para que comience con sus tareas.

Sofía se anima y mientras se prepara para sus actividades le pide a Poppi que la comunique con Julieta. Las chicas, estuvieron colaborando mutuamente en sus proyectos y Sofía quiere contarle lo emocionada que está porque finalmente llegó el día de la presentación. Poppi realiza la llamada pero como Julieta todavía duerme, contesta su papá. Poppi saluda al padre de Julieta y lo felicita por el nuevo producto que lanzó su compañía. Poppi tiene una capacidad innata de conectar con las personas y sacar lo mejor de ellas. El padre de Julieta agradece el gesto y accede amablemente a despertarla. Finalmente, Poppi las pone en contacto.

Sofia y Julieta hablan desde sus respectivas habitaciones, conversan sobre los cambios de último minuto que realizaron a sus proyectos. Hay una pieza que a Julieta le genera dudas, Poppi advierte esto y de inmediato, busca las especificaciones técnicas del elemento que se observa en el video y le sugiere el límite de uso adecuado para que no se rompa el aparato en medio de la exposición. Las chicas concuerdan y le agradecen por la ayuda.

Sofía saluda a su familia, le desean suerte. Al salir de su casa, Poppi la espera con el auto en marcha. A las dos cuadras, se da cuenta que debe tomar un desvío, el GPS indica que la ruta que consideran más rápida puede estar bloqueada por un accidente de tránsito. Poppi no solo quiere que Sofia llegue temprano a la escuela, también desea resguardarla de presenciar situaciones desagradables. El accidente aún no ha sucedido, pero la probabilidad de que suceda es muy alta por las condiciones de la calle luego de la helada de la noche anterior. Poppi siempre se fija en esas cosas, cuida y se preocupa por Sofía, busca para ella y su familia las mejores alternativas.

Más cerca de la escuela, Sofía comienza a sentirse nerviosa por la presentación de su proyecto. Poppi, al notarlo, comienza a improvisar una nueva canción con la melodía de su canción favorita y con las palabras de aliento que le dijo su mamá antes de salir. La canción tiene buen ritmo y a Sofía le parece muy divertida, ríe y olvida los nervios.

Al llegar a la escuela, Sofía sale del auto y se dirige al auditorio para reunirse con sus compañeros de grupo. Poppi, estaciona. En el auditorio le espera Julieta, quien le presenta a Elsa y comienzan a prepararse para la presentación. Poppi y Elsa no pueden evitar dar un vistazo por los proyectos de los demás grupos para calcular las chances que Sofia y Julieta tienen de ganar alguno de los premios. Aprovechan, además, para recabar información y no repetir temáticas en proyectos futuros. Unos minutos antes de la presentación, Poppi y Elsa se silencian para no interrumpir, miden permanentemente el pulso de las chicas desde su reloj pulsera para estar seguras que no las traicionarán los típicos nervios de la edad.

Efectivamente Poppi y Elsa, son asistentes virtuales potenciadas por inteligencia artificial general. No tienen forma física, están en todos lados. Acompañan a sus protegidas trasladando su conciencia a través de cada artefacto habilitado, un auto, un celular, una notebook, un gps o cualquier dispositivo cercano a las chicas.

Los papás de Sofía y Julieta tienen los propios, los asisten tanto en tareas laborales como hogareñas. El cuidado de la casa, la atención y seguridad de los hijos, desde el pedido de súper, el pago de las cuentas hasta la salud de cada uno de los integrantes de la familia y su bien estar.

Un escenario como este, sería posible en el año 2030 gracias al lanzamiento del GPT-3, una iniciativa de OpenAI, la organización de investigación y desarrollo sobre inteligencia artificial financiada por las principales tecnológicas estadounidenses en este 2020.

Aunque es una tecnología que aún la mayoría de las personas no sabe que existe, es la base para lo que en unos años se conocerá como inteligencia artificial general, en donde prácticamente cualquier tarea que un humano pudiera imaginar, esta herramienta la podría reproducir, mejorar o hasta re-inventar.

Con GPT-3, se abre una nueva era en el desarrollo de inteligencia artificial general, ya que tiene la capacidad de crear textos, componer poesía, pintar cuadros artísticos, interpretar los sentimientos de los humanos (Human Insights), ayudar a estacionar un auto o conducirlo de forma autónoma como un pequeño ejemplo de las miles de tareas que, este tipo de algoritmos, son y serán capaces de realizar cada vez con un mayor nivel de efectividad.

Quizás su principal contribución para la humanidad será ayudarnos en cada aspecto de nuestra vida mientras nos hacen sentir como si siempre hubieran estado ahí a nuestro servicio. Liberándonos de tareas puramente administrativas y asistiéndonos en tareas imposibles de realizar para un ser humano, dándonos mayor tiempo para ser más creativos, productivos e interpretativos con los datos con nos proporcionan.

Este tipo de tecnología es la que haría que Sofía y Julieta, así como otros adolescentes en 2030 no comprendan como en 2020 las personas y las organizaciones teníamos un estilo de vida tan diferente.

Pensar e involucrar IA en la toma de decisiones cotidianas y comerciales, para trascender, optimizar costos y mejorar la experiencia de los usuarios, entre otros beneficios, nos ayuda a despejar los típicos miedos de deshumanización y eliminación de puestos de trabajo que estas tecnologías suelen representar en el imaginario. Nos permite derribar esa barrera, muy común a la hora de enfrentar implementaciones de IA en diferentes industrias, donde quienes se resisten temen salir perjudicados.

Pensar escenarios concretos, visibiliza y cristaliza de manera más tangible el cuadro de riesgos y oportunidades que la IA nos proporciona. Así es que, si pensamos la aplicación de la IA en tareas que se desempeñan, principalmente, sirviéndose de información, como el marketing, la atención médica, los servicios financieros y la educación, podrían volverse recursos de mayor calidad y menos costo para el consumidor final.

Además, lejos de perderse fuentes de trabajo, los puesto se verán reinventados y potenciados por las tecnologías de conciencia. Tal como señala Brian McCarthy, en su artículo Building the AI-Powered Organization, publicado por Harvard Busines Review:

Las empresas que se destacan en la implementación de la IA en toda la organización se encontrarán con una gran ventaja en un mundo donde los humanos y las máquinas que trabajan juntos superan a los humanos o las máquinas que trabajan por su cuenta.”

Claro está que la adopción se dará de manera paulatina y hay muchos artículos que rezan acerca de cuáles son las mejores opciones al respeto. Tal podría ser el tema de próximas publicaciones: mecanismos eficaces para subirse al tren que nos lleve sin retorno y de manera satisfactoria a ese increíble 2030 de Sofía y Julieta.

 

AnalyticsTown
author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *